CELULITIS

La celulitis es una Dermatosis de nalgas, muslos y caderas que predomina en la mujer y está relacionada con factores genéticos, endocrinos, metabólicos, inmunológicos, etc.

Afecta a epidermis, dermis e hipodermis a pesar de que comienza cuando los fibroblastos de la dermis aumentan la producción de mucina. Ésta es una glucoproteína que está formada por glucosaminoglicanos o mucopolisacáridos de los cuales el más importante es el ácido hialurónico que tiene la particularidad de atraer agua (es hidrófilo) con la consiguiente génesis de edema intersticial.

La dermis se compone de 3 elementos a saber:

  1. Elementos celulares: fibroblastos (que intervienen en la producción de todas las fibras), mastocitos y linfocitos.
  2. Elementos fibrilares: fibras colágenas, elásticas y de reticulina. Las primeras son las principales como en todo tejido conectivo. El colágeno es una proteína formada por la polimerización del tropocolágeno que son polipéptidos (cadenas de aminoácidos) arrollados en forma de soga.
  3. Sustancia amorfa o fundamental: constituye la matriz (junto con el colágeno y las fibras elásticas) de la dermis y del tejido celular subcutáneo. Tiene aspecto de jalea y es segregada por los fibroblastos y mastocitos. Llena todos los espacios que dejan las células y fibras. Contiene agua, proteínas, sales inorgánicas, diversos metabolitos y mucopolisacáridos que le dan la mencionada consistencia. Cualquier sustancia que entre o salga de la célula debe pasar invariablemente a través de la sustancia fundamental y dicha difusión dependerá entonces del la viscosidad de la misma o sea de la polimerización de los mucopolisacáridos o sea del ácido hialurónico. La degradación del mismo está a cargo de la hialorunidasa.

El aumento de la mucina que es hidrófila provoca un aumento de volumen que a la vista de la piel se ve como una rugosidad llamada “piel de naranja”. A su vez el aspecto es de piel capitonée.

Cuando el proceso se  hace más intenso la mucina, que también se deposita en la hipodermis, desplaza la dermis hacia arriba, excepto  donde se encuentran los trayectos fibrosos que “anclan “ la piel a los planos profundos que se lo impiden, formándose así las típicas lobulaciones que caracterizan a la “piel capitonée”. 
 
Es decir que, contrariamente a lo que se creía,  los “famosos pocitos” corresponden a la parte normal de la piel, mientras que es en la parte abultada es donde se encuentra el proceso celulítico.

Causas

Las últimas investigaciones demuestran que la principal responsable de los males causados por la celulitis es la mucina. Ésta es una glicoproteína que posee una estructura que semeja un peine y es producida por una célula presente en casi todos los tejidos del organismo, el fibroblasto; éste es el responsable además de la síntesis del conocido colágeno.

Cada diente de dicho peine está constituido por grupos carboxilos que son polares, se repelen entre sí por sus cargas negativas y tiene la capacidad de atraer agua.

Evolución

Cuando la mucina se encuentra en cantidades anormales se produce una acumulación de líquido constituyéndose la primera etapa de la enfermedad (etapa congestiva) que se manifiesta con una leve hinchazón de la zona, la piel se encuentra lisa, como estirada, y brillosa. Al presionar con el dedo índice y con la ayuda de una lámpara se aprecia la impronta de la huella digital en la piel. En esta etapa puede haber pesadez e hipersensibilidad en la zona afectada.

Luego vendrá la etapa de espesamiento, donde el tejido conectivo flexible y laxo se espesa y adquiere una consistencia gelatinosa; en esta etapa ya hay síntomas como dolor a la compresión, parestesias (pinchazos, etc.) y extremidades frías.

En esta etapa se puede objetivar con el pellizco de los dedos de la mano, la aparición de los "famosos pocitos"; a veces también con la simple contracción de la musculatura local es posible advertir el mismo fenómeno.

Finalmente aparece la retracción producida por el acortamiento de los puentes fibrosos que es la etapa de fibrosis donde el tejido es compacto y los pocitos se ven en forma espontánea, en reposo muscular y sin presión alguna.

Este fenómeno y su progresión en el tiempo, lo podemos comparar con un paño que al principio es suave y dócil; luego va absorbiendo lentamente una sustancia que vamos agregando (gota a gota); estas gotas con el tiempo van invadiendo y humedeciendo toda la trama del paño; a su vez esta sustancia al conglomerarse se fortifica y termina modificando la consistencia y textura del paño que se deforma y endurece, tomando un aspecto muy diferente al original.

Además dichas tres etapas no son excluyentes, es decir que en una misma región pueden coexistir, y de hecho es lo que sucede en la mayoría de los casos, una zona congestiva con una zona de espesamiento o inclusive fibrosis, puesto que hay lugares que evolucionan más rápidamente que otros. 

Microscopía

Por otra parte en los estudios histopatológicos (biopsias)de pacientes con celulitis no se han encontrado indicios de inflamación (no hay grandes cantidades de neutrófilos), las células adiposas son normales, y lo que está alterado es el tejido conectivo que rodea a dichas células donde se encuentran los fibroblastos que producen la mucina.

Además se ha observado un engrosamiento patológico de la membrana basal de los capilares por lo que se infiere algún trastorno en la microcirculación local.

Terminología

El término celulitis quiere decir inflamación celular o inflamación del tejido celular subcutáneo, sin embargo como puntualizamos más arriba lo que predomina no es la inflamación de un tejido sino el atrapamiento de líquido intersticial, por lo tanto el nombre correcto es: fibroedema geloide o paniculopatía edematofibroesclerótica.

Tipos de celulitis

De acuerdo a la consistencia podemos clasificarla la celulitis en dura, fláccida, edematosa y mixta.
     

  • Celulitis dura: aparece en  mujeres jóvenes de buen físico, generalmente deportistas o bailarinas. Sus tejidos son firmes, bien tonificados y sin edema lo que dificulta su reconocimiento. La patología se hace evidente ya que, al realizar la “prueba del pellizco” , aparece la  piel de naranja. La zona afectada se presenta rígida , con aspecto de masa compacta. La piel que la recubre esta aumentada de espesor en forma regular y uniforme.  La gran distensión ocasionada por la enfermedad provoca la ruptura de fibras elásticas de la piel y  la aparición de grietas o estrías de color rojizo o blanco. Estas aparecen solamente en la celulitis dura y están relacionadas más bien con el tipo de piel que con el proceso mismo .  Encontramos esta variedad de la enfermedad en:
  1. Personas obesas que todavía no han sido sometidas a tratamientos de adelgazamiento
  2. Pacientes de peso medio o ligeramente superior a lo normal , que son las casos más frecuentes
  3. Mujeres de peso normal o ligeramente inferior que tiene el proceso celulítico muy localizado, aislado y bien determinado.
  • Celulitis fláccida: típica de las personas sedentarias o de aquellas que alguna vez fueron activas y ahora ya no lo son. Algunas nacen con la predisposición a padecerla, apareciendo en estos casos en forma temprana en la pubertad y aun en la niñez. También son proclives a padecerla las  pacientes que se sometieron a regímenes dietéticos severos y que, habiendo bajado bruscamente de peso, lo recuperaron  de igual manera apenas suspendida la dieta.

Los tejidos blandos, sin consistencia debido al poco tono muscular que tienen, producen deformaciones que se hunden y aplastan a la menor presión  tomando distintos aspectos de acuerdo a la posición de la paciente. Al deambular se aprecia el balanceo característico de la masa celulítica que tiende a ocupar grandes zonas, flotando entre la piel y los músculos  en forma de pliegues y bultos fláccidos. Esto hace que sea una afección muy  evidente y  poca atractiva .

    El “signo de la naranja” esta presente en todo su esplendor, a veces sin necesidad de pellizcamiento, a simple vista, Son frecuentes las várices y los derrames o arañitas y también los edemas blandos o hinchazones con mucha retención de líquidos. Las piernas duras y torpes dificultan la de ambulación, que es lenta e insegura .

    Puede estar involucrado el estado general de la paciente con síntomas de fatiga permanente, debilidad general, mareos, tendencia a padecer baja presión especialmente al cambio de posición, nerviosismo e insomnio.
       

  • Celulitis edematosa: se la encuentra en todas las edades pero  más frecuentemente entre jóvenes y adolescentes. Es la forma de celulitis de la pubertad y, cuando aparece en la mujer adulta, éstas refieren haber padecido siempre de “piernas gruesas”. Se localiza principalmente en los miembros inferiores, a los que invade en su totalidad observándose un aumento uniforme de su tamaño  sin aparente deformación . El “signo de la naranja” aparece  desde sus inicios.  Debemos considerar  esta forma clínica  seria tanto por su precocidad como por las consecuencias que ocasiona siendo solo un ejemplo de ellas la dificultad de movilización acompañada de dolor de piernas, que hace cada vez más limitados sus movimientos. Esto puede comprobarse en el caso de mujeres menopáusicas con enormes piernas, desproporcionadas a su físico, prácticamente incapaces de caminar .

No se debe descuidar las importantes consecuencias psicológicas que se producen en las jovencitas que presentan piernas gruesas desproporcionadas a su físico, de andar torpe, sin gracia y que muchas veces no se considera necesario tratarlas. No sorprende encontrar en ellas trastornos emocionales, complejos, inhibiciones, pérdida de entusiasmo;  todo debido al ridículo aspecto de sus piernas incapaces de provocar la admiración de los hombres.

  • Celulitis mixta: en general las formas clínicas anteriormente mencionadas no se encuentran puras sino asociadas. Por ejemplo hay pacientes que presentan la variedad dura en la parte externa del muslo y la fláccida en su parte interna o bien celulitis dura en las piernas asociada a fláccida en el abdomen

Localización

La paniculopatía edematofibroesclerótica se ubica preferentemente en nalgas, muslos y caderas; estas regiones son justamente donde se observa la menor temperatura del organismo.

Métodos de diagnóstico

Un método para cuantificar el grado y la extensión de la enfermedad es la termografía de contacto. Ésta consiste en la visualización de diferentes colores correspondientes a distintos grados de temperatura, que se generan a partir de la colocación de una placa de cristales líquidos microencapsulados sobre la piel.

De esta manera se observa un verdadero mapa térmico, con la configuración en la placa de áreas de diferentes colores de acuerdo al avance de la enfermedad (estadíos I a IV).

Tratamiento

Se basa en 4 pilares:

1. Alimentación sana

2. Actividad física adecuada y personalizada

3. Tratamiento médico

4. Recursos fisiátricos

 

1) Alimentación sana

La importancia de adquirir el hábito de una dieta sana radica en que, además de contribuir a evitar el exceso de peso, incrementa la eliminación de deshechos tóxicos, es decir ayuda a la purificación del organismo y asegura además un aporte adecuado de vitaminas y minerales. No se trata de un menor consumo de calorías sino la ingestión de  los alimentos preparados en forma natural, fáciles de digerir, con abundantes fibras. Esta dieta es  placentera, fácil de seguir porque su preparación es muy simple y además adecuada para que la consuman todos los integrantes de la familia.

Para armar una buena dieta anticelulítica es necesario aprender las características de los alimentos.

Toda dieta balanceada  incluye  tres grupos de alimentos: proteínas, hidratos de carbono y grasas, junto con los requerimientos diarios de vitaminas y minerales.

¿Qué función cumplen las proteínas?

Son el material básico de la estructura de todo ser vivo y están compuestas esencialmente por carbono, nitrógeno, hidrógeno y oxígeno.
 
La proteína se degrada durante la digestión en  compuestos más simples  que son los aminoácidos, de los cuales 22 son imprescindibles para la vida. Algunos son sintetizados por el propio organismo  pero hay  ocho, llamados aminoácidos esenciales, que éste no produce y por lo tanto deben ingerirse en cantidad adecuada con la dieta diaria. Decimos que una proteína es completa cuando tiene en su constitución esos 8 aminoácidos esenciales, una proteína es incompleta cuando le falta alguno.

Las proteínas completas son de origen animal, leche, yogur, queso, huevo, pescado, aves y carnes.

Las proteínas incompletas, de origen vegetal, son aportados por los cereales (soja, germen de trigo), las legumbres (lenteja, garbanzo, poroto) y las frutas secas (nueces, almendras, avellanas, maní) y también la levadura de cerveza
   
¿Es cierto que los hidratos de carbono son malos?
     
Los hidratos de carbono son el combustible imprescindible como fuente de la energía que provee la fuerza necesaria para el funcionamiento de todos los órganos y también para realizar toda actividad física y mental.

Derivan generalmente del reino vegetal y durante la digestión se transforman en azúcares simples- glucosa, fructuosa y lactosa – que es el estado en que son utilizados como fuente de energía. Los alimentos que contienen gran cantidad de hidratos de carbono son: las harinas, los cereales, los vegetales y las frutas. 

     
La harinas se obtienen a partir de la semilla del trigo mediante un proceso de refinación en el cual se la separa  en tres partes: se extraen  la capa externa, que es el salvado, y el germen quedando solamente la capa intermedia que constituye  la harina común. Cuánto más refinada ésta es, o sea cuánto más blanca y fina, menos nutrientes vitaminas y minerales contiene. Por eso es importante consumir productos preparados con harinas integrales, existiendo en el comercio una gran variedad de ellos en forma de  panes, galletas, fideos, tartas, etc. que deben ser preferidos antes que las harinas blancas dado que estas últimas, al igual que el azúcar – constituyen solamente  “calorías vacías”.

Las verduras tienen un bajo aporte calórico dado que la celulosa que contienen en gran cantidad son indigeribles para el ser humano. Pero aportan importante cantidad de vitaminas y minerales y una alta proporción de fibras indispensables para una buena  evacuación intestinal así como una abundante proporción de agua. Se dividen, de acuerdo al porcentaje de hidratos de carbono que contienen en 3 grupos

  • Grupo A aportan 3% de hidratos de carbono: acelga, achicoria, ají, apio, berenjena, berro, brócolis, coliflor, escarola, espinaca, hinojo, lechuga, nabiza, pepino, rabanito, radicheta, repollo, hongos, tomate, zapallito.
  • Grupo B  aportan 10 % de hidratos de carbono: alcaucil, arvejas, calabaza, cebolla, chaucha, espárragos, habas, palmito, puerro, remolacha, zanahoria, zapallo, nabo.
  • Grupo C aportan 20 % de hidratos de carbono: batata, papa, choclo y mandioca.

Las frutas dulces naturales : aportan una gran cantidad de agua, fibras, vitaminas y minerales. Según su contenido en hidratos de carbono se dividen en 4 grupos:

  • Grupo 1 aportan 6 % de hidratos de carbono: frutilla, grosella, guinda, limón, melón,  sandía.
  • Grupo 2 aportan  12 % de hidratos de carbono: ciruela, frambuesa, mandarina, mora, naranja, kiwi , papaya, quinoto.
  • Grupo 3 aporta 15 % de hidratos de carbono: ananá, cereza, damasco, durazno, granada, pera, higo, mango, manzana, membrillo.
  • Grupo 4 aportan 20 % de hidratos de carbono: banana, chirimoya, caqui, mamón, uva.

Las frutas secas tiene un alto valor calórico por su contenido en hidratos de carbono pero también tienen  proteínas y grasas. A este grupo pertenecen las nueces, almendras, piñones, coco, cacao y maní.

Las frutas desecadas: se obtienen a partir de la extracción de gran cantidad del  agua que contienen  las frutas frescas  lo que permite conservarlas  durante mucho tiempo.  Por eso, al estar concentrados, es que poseen un alto valor calórico. Son las pasas, orejones, higos, duraznos y damascos desecados.
                                                                    
El consumo de dulces y productos refinados favorece el almacenamiento de grasas. Cuando se consumen en exceso una pequeña parte es utilizada para energía – que depende de la actividad que se realiza - y el resto se deposita en forma de triglicéridos en el tejido adiposo. Además provocan un mal funcionamiento del metabolismo porque son muy pobres en vitaminas y minerales.
 
Las grasas ¿no hay que consumirlas ? 

Las grasas son las sustancias donde el organismo almacena la energía que no utiliza para recurrir a ella en casos de necesidad, cuando se ingieren pocos alimentos o bien al aumentar las exigencias calóricas, por ejemplo ante una mayor actividad física, la exposición a temperaturas frías, etc. Cuando se metabolizan dan dos veces más energía que la que aportan los hidratos de carbono. Hay dos tipos de grasas: las saturadas y las insaturadas.

  • Las grasas saturadas se encuentran principalmente en alimentos de origen animal: carne, huevos, productos lácteos enteros. Su consumo debe ser moderado porque su exceso puede aumentar los niveles del colesterol malo (LDL colesterol) que es el que se deposita en las arterias obstruyendo la circulación arterial provocando infartos coronarios, hipertensión etc.
  • Las grasas insaturadas son mas beneficiosas para la salud y los alimentos que las contienen son el  aceite de oliva, nueces, almendras, pescados de agua de mar    

Las grasas se transforman durante la digestión en glicerol y ácidos grasos. Muchos de estos ácidos grasos, derivados especialmente del azúcar, pueden ser producidos por el organismo aunque no se coman grasas. Pero hay un grupo de ellos llamados ácidos grasos esenciales, que no pueden ser producidos por el organismo; son los famosos Omega-3 y Omega-6 por lo que deben obtenerse indefectiblemente a través de la dieta. Los alimentos que los contienen son las nueces, almendras, el aceite de oliva y los pescados de mar.

Eliminar por completo las grasas del organismo es un grave error porque son absolutamente indispensables para toda una serie de procesos vitales ya que forman parte de las membranas que protegen  las células, aseguran el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso. Además las vitaminas A, D, K y E deben disolverse en las grasas para que las puedan ser absorbidos por el intestino. Por eso deben ser ingeridos regularmente. Los alimentos que los contienen son los aceites puros de origen vegetal: oliva, girasol, soja, maíz, germen de trigo .

Pues bien, ahora que hemos aprendido las características de cada uno de los alimentos que diariamente ingerimos, sólo nos resta elegir entre ellos a los más adecuados para apuntalar el metabolismo a fin de evitar que la celulitis siga haciendo estragos en nuestra silueta.

Adquirir el hábito de una buena dieta anticelulítica, además de contribuir a evitar el exceso de peso, incrementa la eliminación de los desechos tóxicos; es decir, ayuda a la purificación del organismo. No se trata solamente de un menor consumo de calorías sino de la ingestión de alimentos preparados en forma natural, fáciles de digerir, que ayudan al organismo a quemar los desechos. Por eso están prohibidas las comidas que tienden a sobrecargar el hígado y dificultar la digestión.
 

La dieta anticelulítica es placentera y fácil de seguir porque su preparación es muy simple. La siguiente es una lista de los alimentos que básicamente la integran:

  • Vegetales: en lo posible crudos.
  • Frutas: también crudas.
  • Ensaladas: aderezadas con aceites vegetales puros de buena calidad.
  • Jugos de frutas.
  • Huevos: preparados sin mantecas ni grasas.
  • Quesos: poco grasosos.
  • Yogur: con o sin frutas.
  • Leche: descremada.
  • Carne, aves, pescados: magros al horno o a la parrilla.

A esto hay que agregarle un consumo diario de ocho vasos de agua como mínimo.
La sal es usada en demasía por mucha gente y es uno de los factores que intervienen en el proceso celulítico. No olvidemos que éste es causado en parte por el agua atrapada en los tejidos. Y justamente es la sal la sustancia que retiene esa agua. Es, pues, importante disminuirla todo lo posible para prevenir esa retención y, además, facilitar la salida del líquido ya retenido. Por la misma razón debe evitarse el consumo de alimentos enlatados, ya que para su conservación se usa la sal. Las comidas pueden realzarse perfectamente utilizando especias y hierbas como aderezo.

Cualquiera de las siguientes especias pueden reemplazar maravillosamente a la sal:

Albahaca, tomillo, estragón, azafrán, romero, páprika, perejil fresco o seco, ajo, cebolla, jugo de limón, menta, clavo de olor.

2) Actividad física

Es imprescindible realizar ejercicios físicos para combatir la celulitis. Para ello se necesita una rutina que se prolongue en el tiempo de actividad aeróbica de bajo impacto como trote suave en superficie blanda, caminata ligera, natación, bicicleta, etc sumado a ejercicios de tonificación localizados.

Debe hacerse dia por medio o mínimamente 3 veces por semana y debe incluir los 2 tipos de actividades que podría rondar 30 minutos de cada una.

No es necesario concurrir a un gimnasio y por el contrario la actividad al aire libre reduce el stress como beneficio adicional.

Se tratará de buscar siempre que el ejercicio sea placentero para que pueda ser sostenido en el tiempo y para buscar la liberación de endorfinas.

Los ejercicios de tonificación pueden ser realizados con el propio cuerpo sin agregado de peso extra aunque en forma adecuada la utilización de pesitas o aparatos facilita el trabajo de los grupos musculares a trabajar.

3) El médico debe indicar sustancias locales adecuadas a cada paciente especialmente geles reductores o anticelulítcos, sustancias de uso oral para mejorar la circulación y disminuir la producción de mucina.

Además podrá aplicar sustancias lipolíticas, tróficas, etc en forma local a través de la mesoterapia que son pequeñas microinyecciones. Éstas en forma adecuada y con la combinación adecuada para cada paciente resultan un aliado sumamente eficaz.

Además el facultativo debe supervisar lña alimentación y la actividad física.

4) Los recursos fisiátricos pueden ser manuales (como drenajes y masajes) o a través de equipos.

De acuerdo al tipo de celulitis, extensión y condiciones de cada paciente el médico indicará un rutina de tratamiento donde se combinen estos recursos de aplicación en gabinete.

Los masajes reductores, tonificantes, drenajes de miembros inferiores , etc pueden ser utilizados por profesionales experimentados al igual que los vendajes compresivos.

La tecnología médica nos brinda diferentes posibilidades desde electroestimulación, presoterapia, ultrasonido, radiofrecuencia, ultracavitación, termoterapia, vacumterapia, etc. 

FLORES: Bonorino 20 CABA - Tel: 4633 6672 -  flores@flebologiabuenosaires.com.ar

PILAR: San Martín 170 PB - Tel: 0230 4422898 - pilar@flebologiabuenosaires.com.ar

Powered by: www.360webfacil.com - Email Marketing www.360webnews.com